21 oct. 2010

Belle and Sebastian en el Salón José Cuervo (DF)




Dos horas para llegar de sur de la ciudad a las afueras de Polanco, y el estacionamiendo a un precio exhorbitante, esa fue la parte mala de la noche, de allí la cosa fluyó y fluyó.

El José Cuervo, Vive Cuervo, Salón 21 o como quiera que se llame ahora estaba a unos 3/4 de su capacidad, cosa que siempre me alegra un poco sinceramente. La concurrencia me sorprendió por su juventud, no es que yo sea una vieja, pero pensé que la edad mínima sería alrededor de la mía. Mucha chaviza freski-indie-rocker.

Llegamos Ástor y yo al final del set de los Vaselines, a instalarnos a la derecha del escenario con miss Olimpia y su chico, para encontrarnos con otros amigos que siempre da tanto gusto ver.

A las 10 y algunos minutos, Belle and Sebastian comenzó a tocar.

Fue una hora y media, poco más de llenarnos los oidos de buenas vibras, hacernos bailar con una sonrisa en la boca, y corear canciones sintiéndonos de regreso en la secundaria.

Es verdad que la distracción les ganaba en ciertos momentos del concierto, y hacía que algunas canciones no sonaran completamente sólidas, sobre todo con el vocalista Stuart equivocándose en varias de las letras. Aun así, con un par de sonrisas y expresiones de "uppps" la cosa se arreglaba rápidamente.

A pesar de esto, la banda logró ganarse al público con su imagen relajada y su actitud alivianada. Las chicas de los acompañamientos, Sarah y otra, podrían haber sido cualquier chica sonriente que te encontraras cualquier día en el camión, mientras que el guitarrista Stevie me daba mucha ternura con su apariencia de ese típico niño gordito y un poco torpe pero encantador. Este último se pasó todo el concierto leyendo frases en español que había escrito en una arrugada hoja. El vocalista, siempre "cool", bailaba alocadamente mientras que el resto de la banda mantenía la buena onda sobre el escenario.

De mis momentos favoritos del concierto, fueron las dos rolas pegadoras del nuevo disco "write about love" y "i want the world to stop" además de "I'm Not Living In The Real World" donde Stevie empezó haciendo que le público coreara con él, y cuando tocaron " Sukie In The Graveyard" y "The Boy With The Arab Strap"

Hacia el final del concierto Stuart subió al escenario a un par de (malditos afortunados) chicas y chicos del público con quienes bailaba alegremente, y a quienes entregó sendas medallas al bajarse. Otra de las partes chidas fue cuando se pasó enmedio del público por una especie de pasarela.

Debo decir que ese lugar, a pesar de la ubicación problemática, me gusta para conciertos, ya que siempre me ha tocado un sonido por lo menos decente y las bebidas no son obscenamente caras. Esta vez no fue la excepción, aunque sí me hubiera gustado poder escuchar un poco más las cuerdas que se perdían en muchas de las canciones.

Para terminar la noche, los tacos 24h de Mariano Escobedo y Masaryk hicieron maravillas.

En fin, Belle ans Sebastian me dejó un dulce y fresco sabor de boca. Esperemos poder verlos de nuevo pronto.

Setlist

I Didn't See It Coming
I'm a Cuckoo
Step Into My Office, Baby
Like Dylan In The Movies
I'm Not Living In The Real World
Piazza, New York Catcher
The Loneliness of a Middle Distance Runner
I Want the World to Stop
Sukie In The Graveyard
(I Believe In) Travellin' Light
Dog on Wheels
Write About Love
There's Too Much Love
The Boy With The Arab Strap
If You Find Yourself Caught In Love
Get Me Away From Here, I'm Dying

Encore:

Sleep The Clock Around
Me and the Major


1 comentario:

  1. a mi también me gustan esos tacos, jaja!!

    Yo siento que el concierto del jueves duro poco..yo me quede con ganas de más y más.
    Y si es cierto, Steve da esa impresión y más con la playera de rayas que traía.
    Que buena onda que por fin vinieron n_n

    ResponderEliminar

Sing like a whale